El mejor secreto para hacer una salsa brava casera inigualable

No hay quien se resista a la salsa brava casera, es el acompañamiento perfecto para unas patatas. Sin embargo, hay tantas recetas disponibles que no siempre sabemos cuál probar para un buen resultado.

Te aseguramos que la que te traemos hoy es una de las mejores que vas a poder encontrar. Sencilla y llena de sabor. Te vamos a contar paso a paso cómo hacerla, para que tus patatas bravas sean espectaculares.

¿Cuál es la receta original de la salsa brava casera?

No se sabe. Aunque se ha discutido mucho sobre el tema y muchos restaurantes afirman aplicar la receta original, lo cierto es que en su momento no quedó constancia escrita de cómo se creó. De ahí que hoy en día encontremos muchas variedades.

Lo que tienen en común todas ellas es que llevan algún elemento picante, por eso su denominación “brava”. Puede tratarse de cayena, tabasco, pimentón picante, cebolla…

Ingredientes para la salsa brava casera

Para elaborar esta deliciosa salsa vas a necesitar una cebolla y un par de dientes de ajo, también una cayena, unos cinco gramos de pimentón picante y 300 gramos de tomate natural triturado (puedes usarlo de bote).

Añade también a la lista de la compra 300 ml de caldo de verduras, de pollo o de carne, unos 15 ml de vinagre de Jerez, un poco de sal, pimienta negra molida, aceite de oliva virgen extra y un pelín de azúcar.

Empezamos lavando y picando la cebolla. No hace falta que quede en trozos muy pequeños porque luego lo vamos a triturar. Se pelan y se rayan o machacan los dientes de ajo hasta que queden como un puré.

En una sartén calentamos un poco de aceite de oliva y luego pochamos la cebolla y el ajo a fuego suave durante 10 minutos. Incorporamos el pimentón picante y la cayena sin semillas. Removemos y dejamos que se integren los sabores.

Ya tenemos la base, ahora lo que hacemos es añadir el tomate natural triturado y el caldo. Si quieres, en este paso puedes añadir un poco de azúcar (una pizca) para quitarle acidez el tomate, pero no es realmente necesario.

Añade vinagre de Jerez, sal y pimienta a tu gusto. Sube un poco el fuego y deja que se cuecza todo junto unos 20 o 30 minutos, hasta que veas que la salsa se ha espesado lo suficiente.

Retira del fuego y tritura todo el contenido que tenías en la sartén. Pasa el resultado por un colador para que la salsa quede lo más fina posible. Remueve bien y comprueba la textura.

Si ves que ha quedado demasiado líquida, vuelve a ponerla al fuego y deja que se reduzca durante cinco o 10 minutos. Controla los tiempos para evitar que se consuma demasiado y se quede muy espesa.

SOBRE PALIQUE BAR

SÍGUENOS EN

AVISO LEGAL

  • Aviso legal
  • Condiciones de uso
  • Política de privacidad

SITUACIÓN

© Copyright BIRRA POR UN TUBO, S.L. Todos los derechos reservados.
Design by IndianWebs.